Diario de a bordo

27/07/2017
"Una empresa con participación igualitaria de hombres y mujeres es más productiva y creativa"
Entrevista Isabel Maestre, Directora de AESA


Es, desde hace nueve años, el rostro femenino más visible dentro de la aviación civil española. Lidera una empresa pública en el sector de la ingeniería (el aeronáutico) que menos representación femenina sigue teniendo tanto en las empresas como en la Universidad. Pero a pesar de este entorno, no sólo continúa al frente de la supervisión de la seguridad de las actividades aéreas en nuestro país, sino que ha promovido la creación de una plataforma para aumentar la presencia femenina en puestos de liderazgo.


Isabel Maestre, Directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, no ha necesitado camuflarse en un mundo de hombres para saber moverse en él como pez en el agua. Atractiva y coqueta, reivindica la diversidad de género en las empresas para aumentar su productividad. No en vano, ha sabido rodearse siempre de las mejores profesionales para dirigir las áreas más potentes de AESA y más determinantes para la seguridad aérea.


Al igual que ha hecho la Asociación de Pilotos con el proyecto Aviadoras, AESA ha creado hace poco “Balance 4 AESA”, una red que quiere ayudar a promover la igualdad de género en la Agencia, así como trabajar para promocionar la presencia de la mujer en posiciones de liderazgo. En definitiva, como ella misma afirma, “que AESA se beneficie del trabajo en equipo de los dos géneros, cada uno con sus habilidades”.


Mach82. ¿Qué presencia tiene de la mujer en aviación en España y a nivel internacional?

Isabel Maestre. La visibilidad de la mujer en el mundo de la aviación es mínima tanto en España como a nivel internacional, y me refiero sólo a la visibilidad porque las mujeres han aportado mucho y seguirán aportando al mundo de la aviación, aunque su papel no sea reconocido.


Dicho esto, hay que reconocer que el sector aeronáutico ha sido siempre mayoritariamente masculino, prueba de ello es el resultado del Estudio sobre Empleo real de las mujeres en el sector aeronáutico que indica que sólo ocupan un 30,5% de los empleos y una 34,3% de cargos directivos. Si analizamos las cifras de mujeres que estudian carreras como aeronáutica, vemos que las cifras del 25% de mujeres están estancadas desde hace años. Otro dato muy significativo es que sólo el 3% de los pilotos en España son mujeres.


Nuestra presencia no es suficiente y si no nos esforzamos cada vez será menor.

M.82. ¿A qué cree que se debe este bajo porcentaje de mujeres en el sector?

I.M. Venimos de una sociedad en la que las profesiones estaban marcadas por el género, las mujeres eran azafatas y los hombres pilotos, ingenieros o técnicos de mantenimiento. Por todo ello, hay pocos referentes femeninos en nuestro sector. Un problema cultural que hay que intentar corregir desde la infancia, educando en igualdad, en nuestra sociedad y dando referentes femeninos a seguir. Ese es el gran reto.


M.82. ¿Cree que plataformas de mujeres como la de Aviadoras mejora la productividad de las empresas?

I.M. Lo que sí está demostrado es que una empresa en la que la participación entre hombres y mujeres es igualitaria, es más productiva y creativa.


Por lo tanto, lo que sí sé es que es muy positivo que unamos fuerzas y nos hagamos visibles, eso sí siempre de forma incluyente, los hombres tienen que formar parte de este impulso.


M.82. ¿Qué iniciativas cree que favorecen el acceso de la mujer a la profesión de piloto?

I.M. En mi opinión, la educación es la clave de todo. Cuando desde pequeños nos enseñan las profesiones utilizan referentes femeninos o masculinos en función de esa profesión. Cambiar esos referentes es fundamental tanto para ellas como para ellos.


Además, es necesario divulgar el trabajo que realizan, no sólo la imagen idílica, sino todo lo que se puede hacer siendo piloto. Para todo ello, las redes y plataformas como “Aviadoras” creo que pueden ser muy útiles porque recogen toda la información desde un punto de vista femenino, que puede ayudar a que muchas se animen.


M.82. En su sector, ser ingeniera también supuso un reto al ser una carrera históricamente masculina. ¿Ha encontrado barreras en la profesión por el hecho de ser mujer?

I.M. No he dejado de hacer nada en mi profesión por el hecho de ser mujer, pero sí me he tenido que enfrentar a actitudes machistas y discriminatorias. Al final cuando mis compañeros me consideraban como un igual, el trabajo en equipo era mucho más provechoso.


M.82. Sabemos que la Agencia también está desarrollando una plataforma de mujeres ingenieras. ¿Cómo surge este proyecto?

I.M. En la Agencia hemos creado una red llamada “ Balance 4 AESA”. Esta iniciativa está dando sus primeros pasos como una iniciativa que surgió a partir de un grupo de voluntarias/os que sentían la necesidad de reducir la brecha existente entre géneros dentro de AESA.


Este proyecto quiere ayudar a promover la igualdad de género en la Agencia, así como trabajar para promocionar la presencia de la mujer en posiciones de liderazgo, en definitiva que AESA se beneficie del trabajo en equipo de los dos géneros, cada uno con sus habilidades.


Nuestros objetivos son lograr un mayor reconocimiento y visibilidad de las mujeres en el entorno profesional, trabajar para colaborar en ese cambio cultural, al que antes hice referencia y por supuesto trabajar por la igualdad de oportunidades. Para ello estamos creando diversos grupos de trabajo que abordarán diversas áreas como la educación, el mentoring o la comunicación.


M.82. En AESA, ¿de qué manera se está promocionando el acceso a la mujer a puestos directivos?

I.M. La Agencia como organismo público garantiza el acceso en condiciones de igualdad. Una vez dentro, los ascensos se llevan a cabo teniendo en cuenta el perfil necesario para cada vacante. Desde la red “Balance 4 AESA” queremos promover que haya más mujeres candidatas a esos puestos.


M.82. ¿Cree que las compañías deberían tener mejores políticas de conciliación para fomentar la promoción de las mujeres en la profesión?

I.M. Me gustaría aclarar que la conciliación no es responsabilidad de las mujeres. Son hombres y mujeres los que tienen que conciliar su vida personal con su vida profesional. De hecho, me gustaría matizar como alguien me lo indicó a mí hace poco, que la palabra más adecuada sería la corresponsabilidad. Y por supuesto, las empresas deben tener políticas de conciliación para hombres y mujeres. 

 

Compartir en
Suscríbete por RSS
Descargar PDF
Volver

HEMEROTECA

Accede a nuestra última revista

 
PREGUNTAS FRECUENTES
 
ACTIVIDADES

recibe nuestra NEWSLETTER

Aviadoras